Tlaquiltenango

Tlaquiltenango es el municipio más grande de extensión territorial de Morelos, en el centro de la población, se encuentra el convento de santo domingo, edificado en el siglo xvl.

El convento, al norte del templo, presenta una puerta muy similar a la de la catedral de Cuernavaca, pero orientada al sur. Las capillas “posas”, están  rodeando el atrio justamente frente a la fachada lateral. El convento contiene pintura mural y en algunas partes había restos de códices. A unos pasos del convento, se encuentra un pequeño museo dedicado a la memoria de Rubén Jaramillo, líder agrarista que siguió la lucha después de la revolución.

En esta zona se encuentran varias haciendas, como la de san juan Reyna y ex Hacienda de Ixtoluca que esta hoy convertida en balneario rustico con habitaciones para pernoctar; no se pierda un recorrido por las ruinas del que fuera una hacienda de beneficio de metal, junto al río Chichimeca; en ellas se encuentran arboles de amate amarillo que crecieron sobre los arcos y paredes, extendiendo sus raíces en algunos casos hasta cinco metros para llegar al suelo.

La zona arqueológica de Chimalacatlan se encuentra a una hora del centro de Tlaquiltenango, aunque hay que acceder por un camino de terracería hasta el pueblo del mismo nombre y ahí, contactar con las personas de la localidad que le podrán proporcionar guía y caballos para subir a la zona arqueológica, situada en la cima del cerro del venado, en un viaje a caballo. No olvide visitar el pequeño museo de sitio en el centro de la población, fundado gracias a la entusiasta participación del Lic. Moisés Cruz Arredondo, entre otras personas, en él se encuentra fósiles de mega fauna encontrados en las cercanías.

No se olvide de visitar los balnearios que han dado fama a la región de la sierra de Huautla, como las tortugas y los balnearios rústicos de aguas termales Las Huertas y Los Manantiales, ahí podrá tener un día de solaz esparcimiento y esplendidas vistas del Río Amacuzac que recorre al lado de ellos.