Ocuituco

Uno de los poblados más bellos del norte de Morelos, es sin duda, Ocuituco, sitiado a la mitad del camino entre Tétela del Volcán y Yecapixtla, donde inician los paisajes de montaña y un agradable clima de templado a frio.

Ocuituco nos ofrece el convento de Santiago Apóstol fundado en 1534 por los agustinos. El pueblo fue encomienda de fray Juan de Zumárraga hasta 1544.
Hoy en el convento se pueden admirar un amplio atrio con varios desniveles, con una capilla anexa del lado derecho del templo en lo que probablemente fue el pórtico de peregrinos.
El convento de dos plantas ofrece, además al centro del patio, una fuente adornada con leones y peces labrados en piedra, tan bella que se hizo una réplica de esta fuente para colocarla al pie del humilladero de El Calvario, en Cuernavaca.
En las escaleras de la entrada principal, se pueden observar cuatro antiguas figuras antropomorfas de piedra, de una sola pieza.
Los días sábado el pueblo se llena de color al ser anfitrión de un tianguis que se instala en las calles aledañas al convento y a la plaza principal.
En el municipio de Ocuituco está también el poblado de Jumiltepec, con un santuario dedicado Nuestra señora del Sacro Monte, la Virgen de los milagros.