Cuernavaca

La ciudad de la eterna primavera

El nombre de la ciudad proviene del vocablo náhuatl CuauhnáhuacAcerca de este sonido kʷawˈnaːwak (?·i). La palabra derivó en «Cuernavaca» debido a una eufonía en la pronunciación española del náhuatl original. Los cronistas de la conquista, como Hernán Cortés, corrompieron el sentido de la palabra Cuauhnáhuac por no poder pronunciar el idioma náhuatl. Cortés cambia el nombre por el de Coadnabaced; el cronista Bernal Díaz la llama Coadalbaca; Solís la menciona como Cuautlavaca, y el uso la ha cambiado hasta dejarla en Cuernavaca.

La toponimia de la palabra tiene diferentes versiones:8

Cuauhnáhuac: Cuauitl (árbol) nahuac (junto) = «junto a los árboles», esta es la versión aceptada por el H. Ayuntamiento;

Cuauh-nahua-c: Cuahuitl (árbol) nahuac (alrededor, rodeado de) y c ó ca (en) = «en lo rodeado de árboles». Versión según: Toponimia de Oaxaca, crítica etimológica;

Cuauh-nahua-c: Cuauhitl (árbol) nahuac (cerca o junto) = «cerca o junto a los árboles». Versión según: Nombres Geográficos Mexicanos, de Lic. Cecilio A. Robelo.

Cuauh-nahua-c: Cuauhtli (águila) nahuac (rodeado, valle o planicie) = valle o planicie de las águilas. Ver referencia CUAUHTLA. = Lugar de águilas. Versión según: Tlatoa Xochitemoc, Tradición oral de la lengua mexica.

Se le conoce como «la ciudad de la eterna primavera» (denominada así por el barón Alexander von Humboldt, debido a su agradable clima durante buena parte del año.